dimecres, 1 de setembre de 2010

El octavo día.


¿Qué es realmente importante? Si nos detenemos un segundo a observar con detenimiento su transfondo podremos deducir fácilmente que, nada.
Nos levantamos y, ¿cuál es nuestra primera preocupación? posiblemente que nos hemos quedado sin zumo, aún habiendo leche en casa o cómo nos vamos a hacer el pelo.
¿Qué es realmente importante? Siguiendo la teoría egocentrista que mueve al mundo, ahora debería preparar, cómo si la vida me fuera en ello, un exámen. Tan sólo eso. Y para no desmentir la teoría no voy a preguntarme por las preocupaciones cercanas, que no propias. Ni aunque pudiese hacer algo.
Deambulo por los pasillos, hay otras lecturas que, posiblemente, me atraigan más. Forbidden. De momento. Y mis esfuerzos deben concentrarse en algo que, ni el mismo mentor pone su mínimo interés.
Mientras tanto, me intentaré convencer de que esto aún me interesa algo. Y después seguiré devorando palabras al azar, cómo el drogodependiente que se esconde para repetir sus costumbres. Luego, me levantaré, me sacudiré el polvo para no dejar huella de dónde estuve y haré como si nada. Fingiendo la artificial naturalidad que a nadie le debería quedar ya.

1 comentari:

Jordilet ha dit...

potser és seguir vivint, lo realment important, però faltaria concretar el per què... i seguiríem pegant-li voltes