dissabte, 30 d’octubre de 2010

Esta sensación de desconcierto.


Dejáme decir algo, algo evidente. Sueno a nostalgia, sueno triste sin más. Sueno triste porque tú no estás, sueno triste porque no sé de ti, por más que te persigo, y esa horrible sensación me quema en las manos. A veces las miro, y suspiro porqué sé que una vez te abrazaron. Yo miro muchas veces las tuyas, aunque no te des cuenta. Ellas también me abrazaron. Espero con ansia a que vuelvan, y que quieran abrazarme como lo hacían antes. Esa horrible sensación de soñar contigo y saber al despertar, que anoche no estuviste conmigo, ni ayer, ni anteayer es la que me quema. Quizás sólo necesite dejar de sentirme sola, porque así sin ti, sin tus palabras acariciandome la espalda me matan hora tras hora, que se suman a todas las que ya llevo tras de mí.

Lo siento, no puedo dejar de escribir.